Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Código Descripción
C15 Tumor maligno del esófago

Códigos Relacionados

Código Descripción
C15 Tumor maligno del esófago Nota: Se dan dos alternativas de subclasificación: .0 –.2 por descripción anatómica .3 –.5 por tercios Esta separación parte del principio de que las categorías deben ser mutuamente excluyentes, pues ambas terminologías están en uso, pero la división anatómica resultante no es análoga.
C15.0 Tumor maligno del esófago, porción cervical
C15.1 Tumor maligno del esófago, porción torácica
C15.2 Tumor maligno del esófago, porción abdominal
C15.3 Tumor maligno del tercio superior del esófago
C15.4 Tumor maligno del tercio medio del esófago
C15.5 Tumor maligno del tercio inferior del esófago
C15.8 Lesión de sitios contiguos del esófago [Ver nota 5 al inicio de este capítulo]
C15.9 Tumor maligno del esófago, parte no especificada

Lo que necesita saber sobre la enfermedad

ChatGPT

El cáncer esofágico es una enfermedad grave que impacta el conducto muscular que conecta la garganta con el estómago, denominado esófago. Puede desarrollarse en varias partes de este órgano y se clasifica principalmente en dos tipos: carcinoma de células escamosas y adenocarcinoma. La incidencia y prevalencia del cáncer esofágico varían según la región geográfica y factores de riesgo como el consumo de tabaco y alcohol, obesidad, enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y ciertas condiciones médicas como la acalasia.

Síntomas y Diagnóstico

Los síntomas del cáncer esofágico pueden ser vagos en las etapas iniciales, lo que dificulta su diagnóstico precoz. Los signos comunes incluyen:

  • Dificultad para tragar (disfagia), especialmente con alimentos sólidos y líquidos.
  • Dolor al tragar (odinofagia) que empeora con el tiempo.
  • Pérdida de peso involuntaria debido a la dificultad para comer adecuadamente.
  • Sensación de presión o dolor en el pecho, a veces confundido con problemas cardíacos.
  • Acidez persistente o regurgitación, especialmente en el adenocarcinoma proximal.

El diagnóstico del cáncer esofágico implica una evaluación exhaustiva de los síntomas y antecedentes médicos del paciente. Las pruebas diagnósticas incluyen:

  • Endoscopia: Permite visualizar directamente el esófago para identificar áreas sospechosas y tomar biopsias.
  • Biopsia: Confirmación histológica del tipo de cáncer y evaluación de su agresividad.
  • Tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM): Evalúan la extensión del tumor y la presencia de metástasis.
  • Ecografía endoscópica: Útil para determinar la profundidad de la invasión tumoral y afectación de ganglios linfáticos.

Tratamiento y Cuidado

El tratamiento del cáncer esofágico varía según la ubicación, tipo histológico, extensión y estado general del paciente. Opciones incluyen:

  • Cirugía: Resección quirúrgica del tumor y parte del esófago afectado.
  • Radioterapia: Destrucción de células cancerosas o reducción del tumor antes o después de la cirugía.
  • Quimioterapia: Administración para reducir el tamaño del tumor, tratar metástasis o como paliativo en casos avanzados.
  • Terapia dirigida: Enfoque específico en alteraciones moleculares presentes en células cancerosas.

Además, el cuidado de apoyo incluye:

  • Nutrición adecuada: Manejo de la disfagia y pérdida de peso con dietas y suplementos.
  • Apoyo emocional: Ayuda a pacientes y familiares a enfrentar el impacto emocional del tratamiento.
  • Rehabilitación física: Mantenimiento de fuerza muscular y función después de tratamientos.

Pronóstico y Seguimiento

El pronóstico del cáncer esofágico depende del estadio al diagnóstico y respuesta al tratamiento. Las tasas de supervivencia varían según la etapa; pacientes con enfermedad localizada tienen mejores pronósticos.

El seguimiento post-tratamiento es esencial para detectar recurrencias y manejar efectos secundarios. Avances en detección temprana y tratamiento han mejorado las tasas de supervivencia y calidad de vida de pacientes.

En conclusión, el cáncer esofágico requiere un manejo integral y multidisciplinario. Educación sobre factores de riesgo, diagnóstico precoz y acceso a atención especializada son cruciales para mejores resultados y calidad de vida

Was this article helpful?
YesNo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window